18
oct

Mitología Hindú, Shiva.

   Escrito por: akhesa   in Historia Asiática

En el hinduísmo, Shiva es una de las deidades más importantes. Representa a la tercera persona de la Trimurti (las tres formas) compuesta por Brahma, el dios creado, Vishnú, el conservador del universo, y Shiva, el destructor o transformador de toda la creación.

Shiva en una de sus representaciones como Sri Nataraja

Shiva en una de sus representaciones como Sri Nataraja

Debido a que en el hinduísmo pueden existir distintas corrientes filosóficas o  modos de pensamiento, la función de estas tres divinidades puede variar o ampliarse.

Un ejemplo sería, que para los seguidores de Vishnú, es el todo poderoso, el dios absoluto, es la manifestación de la conciencia universal creadora, Dios.  Sin embargo, para los seguidores de Shiva, esa cualidad creadora es una de sus características.

Así pues, para el Vedanta (corriente filosófica más importante de la India) todas las divinidades no son más que formas, nombres y manifestaciones de una divinidad absoluta: Brahman.

Según historias mitológicas, Shiva, participó en un concurso de baile, ante su consorte (Shakti o Parvati) y una asamblea del cuál salió vencedor. Se supone que ese concurso se desarrolló en Chidambaram (sur de la India) y es ahí donde Shiva es principalmente adorado como dios de la danza.

ASPECTO:

El aspecto que está más relacionado con la Trinidad Brahmánica es el Nataraya o “Señor de la Danza Cósmica”.

Por otro lado el más conocido y más venerado en la festividad MahaSivaratri es el aspecto MahaYogui o “el Gran autorrealizado”. Así podemos observarle en posición de danza que generalmente detrás de él y sujeto por siete mechones de cabello se ve el Agni Ananta o “gran círculo de fuego” representando un ciclo completo.

Según relatos, Shiva ofrece su cabeza para detener el descenso de la Diosa Gangá convertida en catarata, cuya potencia destruiría la Tierra. Al hacerlo el agua separó su abundante cabellera en siete mechones, simbolizados por los siete brazos del río Ganges.

Su cabeza se corona por una Mitra en cono truncado representando al Monte Meru o “Morada de los Dioses y luce dos aretes, uno masculino y otro femenino.

De su tronco se desprenden cuatro brazos, cuyas manos adoptan diferentes posturas o sujetan algunos elementos simbólicos, dependiendo de la iconografía.

Sobre la cintura se observa el Yajnopavita o “cordón Sagrado” del cual se ha despojado para demostrar que no existen las castas.

Una de sus piernas, levantada y con el pie en postura Ananda Marga, señala la senda de la salvación; apoyado en su otra pierna (que nos muestra la destrucción del mal) aplasta las tentaciones.

Según todo lo anteriormente descrito , la danza de Shiva es un símbolo de unidad y ritmo de la existencia, es el proceso continuo de la creación y la destrucción del universo.

Esta danza representa las cinco actividades de Shiva: Sristi (dominio), Sthiti (conservación), Samhara (destrucción), Tirobhava (ilusión, corporeidad) y Anugraha (liberación, gracia divina).  De este modo la danza representa la unión de todo un ciclo vital desde el comienzo de su creación (con la presencia divina y su ocultación) hasta la concesión del verdadero conocimiento al Ser Humano.

Be Sociable, Share!

Tags: ,

Esta entrada fue creada el Domingo, octubre 18th, 2009 a las 21:28 y está archivada bajo la Categoría Historia Asiática. Puedes seguir las respuestas con el feed RSS 2.0. Puedes ir hasta el final y dejar una respuesta. Pinging no está permitido.


Deja un Comentario:

Nombre (*)
Mail (no será publicado) (*)
URI
Comentario


Mejores colegios de españa